Llegó el sexto para Patriotas

En el Súper Bowl con menos puntos en la historia vence 13-3 a los Carneros de Los Ángeles, en juego jugado en Atlanta.

ATLANTA.- Finalmente llegó el sexto campeonato. Los New England Patriots se coronaron campeones de la NFL al derrotar 13-3 a los Rams de Los Angeles en el Super Bowl LIII en Atlanta, en medio de un apoyo absoluto en el Mercedes-Benz Stadium que parecía una sede alterna a Foxborough.

La primera mitad fue una bofetada en la cara para todos los que esperábamos el Super Bowl más espectacular y con mayor puntaje de la historia. La edición 53 del Súper Tazón fue justamente todo lo opuesto. Ambas defensivas hicieron un buen trabajo, especialmente la de Patriotas, limitando casi por completo al rival, hasta entregar un encuentro poco llamativo y con un buen número de capturas al quarterback.

Todo arrancó cuando el linebacker Cory Littleton interceptó a Tom Brady en la primera serie ofensiva, cuando los Pats ya pensaban en anotar puntos. El #58 de los Rams se quedó con el balón tras un rebote de Chris Hogan. El robo no generó nada y Los Angeles entregó rápido la pelota con un Jared Goff presionado desde el arranque. Los Patriots volvieron a irse con las manos vacías estando en el campo de LA luego de que Stephen Gostkowski falló un intento de 48 yardas para mantener el cero en el primer cuarto.

Ese fue el segundo error de Nueva Inglaterra que el equipo de Sean McVay fue incapaz de aprovechar, pues de nuevo se despidieron muy pronto, pese a que movieron las cadenas y estuvieron en la 42 de NE. Tras un despeje por bando, por fin se rompió el cero en el Mercedes-Benz Stadium. Después de tres posesiones sin hacer daño, los Patriots metieron un gol de campo de Gostkowski -de 42 yardas- que ya no falló y adelantó a New England al inicio del segundo cuarto.

Así fue toda la primera parte, con unos Rams inoperantes y los Patriots moviendo las cadenas recargados en Julian Edelman que en tan solo dos cuartos acumuló 95 yardas. Los Pats arrasaron en control de la pelota en la primera media hora, duplicando el tiempo de posesión de los Rams con 19:52 para el equipo de Bill Belichick y solamente 10:08 para los Carneros.

Los Angeles sumó apenas 57 yardas totales y dos primeros y diez, y protagonizaron cinco series de tres y fuera en la primera mitad. Mientras New England logró 195 yardas con el #11 como el gran protagonista con sus siete recepciones. Al final Edelman sería condecorado el MVP del SBLIII al cosechar 10 recepciones y 141 yardas.

Todd Gurley, aparentemente disminuido por una molestia en la rodilla, desapareció por completo con apenas tres acarreos y 10 yardas, mientras Goff y Brady anduvieron imprecisos, con la leyenda dando una entrega de balón y sin poder cambiar una de sus pocas estadísticas negativas en esta fase: no ha podidohacer TD en el primer cuarto de un Super Bowl.

Luego del espectáculo de medio tiempo de Maroon 5, aprobado por la mayoría de los fanáticos en el estadio, fue tiempo del tercer cuarto. Los Rams comenzaron con el balón y siguieron con sus problemas, pues Goff estuvo a punto de ser interceptado por Dont’a Hightower pero se salvó y lograron despejar, otra vez.

La unidad angelina pudo parar a los Patriots, aunque Edelman volvió a destacar con una jugada de 25 yardas. Luego, New England sufrió una baja sensible con la lesión del safety Patrick Chung. Fue hasta su novena posesión que los Rams al fin se metieron al partido. En un drive de 10 jugadas, anotaron con una buena patada de Greg Zuerlein de 53 yardas para empatar el marcador 3-3 poco antes del último cuarto. Así, de la nada y con un pésimo juego ofensivo, los Rams se metieron de lleno al partido cerca del cierre.

Patriotas no pudo mover las cadenas y parecía que era el momento de Los Angeles y un Gurley que comenzó a jugar mejor, sin embargo la defensa estelar de Belichick, comandada por Hightower y Trey Flowers, frenó cualquier intento por remontar de los ‘locales’ administrativos, que jugaron toda la noche contra la presión del público mayoritario patriota.

Entonces tuvimos el primer touchdown de la noche. Los Patriots se metieron a la yarda 5 rival con un pase largo para Gronkowski, con una estupenda recepción de 29 yardas, y una jugada después, el corredor novato Sony Michel se metió a las diagonales con un acarreo de 2 yardas para poner el marcador 10-3 en favor de los Patriots, con menos de 6 minutos para el final del partido.

En la siguiente ofensiva los Rams estaban obligados a responder con la misma moneda y se acercaron hasta la yarda 27, con recepciones de Robert Woods y Brandin Cooks pero otra vez no les salieron las cosas. Jared Goff demostró que no está listo para afrontar este tipo de escenario y lanzó una intercepción absurda con un pase corto a la zona de anotación que atrapó Stephon Gilmore para júbilo de los miles de aficionados de los Patriots.

Al final, el quarterback leyenda de los Patriots todavía movió la pelota suficiente para que Gostkowski consiguiera su segundo gol de campo, y aumentara la ventaja 10 puntos con menos de 1:28 para en el reloj, provocando que la mayoría de los 70,089 almas que presenciaron el partido corearan al unísono: ¡Brady, Brady!.

Llegó el silbatazo que marcó el cierre de la temporada 2018 y con él, el ansiado sexto título para los Patriots de Tom Brady y Bill Belichick, un dúo legendario que esta noche grabó otra hoja en su libro histórico, con el sexto campeonato para la franquicia de Nueva Inglaterra -igualando a Pittsburgh– como los más ganadores, aunque fuera con el Super Bowl con menor puntaje de todos los tiempos. Los Patriots pueden no gustarle a muchos, pero saben hacer lo más importante: ganar.