Estrellas de GL que tuvieron un debut desafortunado

*No siempre los grandes jugadores se adaptan a una primera oportunidad y son muchos los factores, hasta llegar a ser grandes figuras.

30 de mayo de 2020 (Andrew Simon, MLB.com).- Cada jugador sueña con llegar a las Grandes Ligas, pero una vez ahí, esa primera prueba de acción en ocasiones no sale como lo planean.

Por supuesto, algunas estrellas brillan desde el inicio. Stephen Strasburg ponchó a 14 bateadores en su dominante y muy anticipado debut en el 2010. Trevor Story pegó dos jonrones en su primer partido de las Mayores en el 2016 para darle comienzo a una semana inaugural.

No todos ven resultados tan inmediatos. En ocasiones, un debut tiene los peores resultados que se pueden ver — incluso si la excelencia está en el futuro del pelotero. Por eso, aquí presentamos a 10 figuras, del pasado y presente, que pueden ser la inspiración para cualquier futuro ascenso que no cause un gran impacto en su primer partido. Las cosas pueden mejorar y rápidamente.

La lista está en orden del más reciente debut.

Alex Bregman, 3B, Astros
25 de julio, 2016 vs. Yankees: De 4-0, 2 ponches

El debut: Al ser puesto a prueba de fuego contra los Bombarderos — como antesalista, una posición en la que tenía poca experiencia en ese momento — el cotizado prospecto de 22 años tuvo un buen desempeño a la defensa. Pero también dejó un total de seis corredores en circulación en una derrota por 2-1. Casi pega un grand slam para darle la ventaja a Houston en la sexta entrada, pero su elevado llegó hasta la franja de advertencia. Pero Bregman, a quien nunca le ha faltado confianza, no estuvo impactado por los resultados.

El repunte: Bregman comenzó bateando de 18-0 y se fue de 32-1 en ocho partidos. Pero luego, tuvo una línea ofensiva de .308/.355/.562 el resto de la campaña (41 encuentros). Para el 2018, era uno de los mejores jugadores en toda la Gran Carpa.

Kris Bryant, 3B, Cachorros
17 de abril, 2015 vs. Padres: De 4-0, 3 ponches

El debut: Después de una gran pretemporada, la escuadra de Chicago causó polémica al bajar a Bryant a Triple-A para el comienzo de la campaña, antes de que una lesión creara rápidamente una vacante. Pero Bryant abanicó en cada uno de sus tres turnos contra el veterano James Shields — el último con dos corredores en posición de anotar — y conectó un roletazo de out con dos a bordo en la séptima entrada, con los Cachorros abajo por una carrera. Bryant demostró su destreza en la tercera base, pero los resultados en el plato no se vieron durante una derrota por 5-4. “Debes valorar los momentos en que las cosas no salen bien, darte cuenta de que es parte del juego y mantener las esperanzas de que se puede aprender de todo eso”, expresó Bryant después del compromiso.

El repunte: Al día siguiente, Bryant bateó de 3-2 con tres pasaportes negociados y pese a que le tomaron 21 partidos para pegar su primer cuadrangular, resultó ameritándose el premio al Novato del Año de la Liga Nacional. En la siguiente temporada, fue el Jugador Más Valioso del Viejo Circuito.

Carlos Carrasco, P, Indios
1ro de septiembre, 2009 vs. Tigres: 3 entradas, 9 H, 6 carreras, 6 carreras merecidas, 3 BB, 3 K

El debut: La Tribu ascendió al venezolano cuando se expandieron los rosters en septiembre luego de adquirirlo en el cambio de Cliff Lee a los Filis, pero las cosas salieron mal inmediatamente en la derrota en el Comerica Park. Los primeros seis bateadores que Carrasco enfrentó en las Grandes Ligas se embasaron, incluyendo jonrones consecutivos del dominicano Plácido Polanco y del venezolano Carlos Guillén, como parte de un ataque de cuatro rayas en el primer episodio. Carrasco se convirtió en el sexto abridor en la historia en conceder al menos seis anotaciones merecidas y tres bambinazos en menos de tres capítulos de su debut.

El repunte: Carrasco registró 8.87 de efectividad en sus primeras aperturas en el 2009 y lidió con lesiones e inconsistencia hasta la campaña del 2013. Pero eventualmente se convirtió en uno de los mejores abridores del 2015 al 2018 y el año pasado regresó a la lomita tras una batalla contra la leucemia.

Derek Jeter, SS, Yankees
29 de marzo, 1995 vs. Marineros: De 5-0, K

El debut: Es difícil creerlo, pero Jeter — el Capitán, Mr. Noviembre, cinco veces campeón de la Serie Mundial — es el dueño de uno de los dos debuts más decepcionantes en la historia de los Yankees. Como Mark Feinsand de MLB.com lo relató hace poco, Jeter fue ascendido a los 20 años para un encuentro en el Kingdome, pero no logró pegar su primer imparable. Al ya estar de 3-0, Jeter tuvo dos oportunidades para marcar la diferencia al final en un encuentro empatado, pero conectó una rodada de out y se ponchó con un corredor en base al final del 11mo inning en lo que resultó en una derrota por 8-7.

El repunte: Jeter conectó dos hits al día siguiente, pero poco después fue bajado y les dijo lo esto a los medios antes de su partida: “Eventualmente volveré”. Efectivamente, Jeter fue el torpedero titular de Nueva York a partir de 1996, cuando fue reconocido como el Novato del Año de la Liga Americana.

Mariano Rivera, abridor, Yankees
23 de mayo, 1995 vs. Angelinos: 3.1 entradas, 8 H, 5 carreras, 5 carreras merecidas, 3 BB, 5 K

El debut: Aunque Jeter ya era campocorto en mayo de 1995, el derecho panameño no había encontrado su rol. Hasta los 25 años, había sido abridor en las Ligas Menores durante las temporadas anteriores y en dicho puesto llegó a la Gran Carpa, sustituyendo al lesionado Jimmy Key. Después de comenzar con tres ponches en dos entradas en blanco, Rivera concedió dos carreras en el tercer capítulo y un bambinazo de tres carreras ante Jim Edmonds en la cuarta entrada. Un bateador después, salió del partido, abajo por 5-0 en una eventual derrota por 10-0.

El repunte: Después de otras tres aperturas tambaleantes, Rivera bajó otra vez a liga menor, junto a Jeter. Ambos se sintieron “decepcionados”, según Rivera. El derecho regresó para la mejor apertura de su carrera el 4 de julio contra los Medias Blancas (ocho entradas en blanco, 11 ponches), pero el momento más impactante ocurrió cuando pasó al bullpen de los Yankees en septiembre de ese año.

Tom Glavine, LZ, Bravos
17 de agosto, 1987, ante los Astros: 3.2 IL, 10 H, 6 CL, 5 BB, 1 K

El debut: El zurdo de 21 años presentó problemas de inmediato en el Astrodome y permitió dos carreras con cuatro hits en la primera entrada. Volvió a tener inconvenientes en la tercera y salió del juego en la cuarta, abajo en la pizarra 11-2. Glavine se mantiene como el único lanzador desde Squire Potter en 1923 en permitir 15 corredores en menos de cuatro entradas en su debut.

El repunte: Luego de decirle al Atlanta Journal-Constitution que: “Si me preocupo por lo que pasó, no me hará nada bien”. Glavine volvió a los cinco días y lanzó 7.1 entradas sólidas ante los Piratas, consiguiendo el primer triunfo de los 305 que cosechó en su carrera. Glavine llegó definitivamente a las Mayores en 1988 y ganó el Premio Cy Young en 1991 en su carrera digno del Salón de la Fama.

Rogers Clemens le llenaron el carro de leña en su debut en las Ligas Mayores.

Roger Clemens, LD, Medias Rojas
15 de mayo, 1984, ante los Indios: 5.2 IL, 11 H, 5 C, 4 CL, 3 BB, un golpeado

El debut: Clemens fue una estrella en la Universidad de Texas, fue seleccionado en la primera ronda del Draft amateur y era un cotizado prospecto cuando llegó a las Mayores a los 21 años. Pero su primer juego no fue nada brillante. Lanzó ante unos 4,000 aficionados en el Cleveland Stadium. Aunque Clemens logró limitar el daño, saliendo sin decisión en una derrota de su equipo por 7-5, permitió 15 corredores – sin mencionar las seis bases que le robaron en seis intentos.

El repunte: Clemens tenía efectividad de 7.13 luego de seis aperturas, pero tuvo 3.31 en sus últimas 14 en su año de novato. Apenas dos años después, fue Jugador Más Valioso de la Liga Americana y se llevó el primero de sus siete (récord en Grandes Ligas) Premios Cy Young.

Hank Aaron, LF, Bravos
13 de abril, 1954 ante los Rojos: de 5-0

El debut: Aaron tenía apenas 20 años cuando hizo el roster de los Bravos de Milwaukee luego de la pretemporada de 1954. Bateó en el quinto puesto en el orden del Día Inaugural en el Crosley Field, dos puestos por detrás del futuro miembro del Salón de la Fama Eddie Matthews. Pero no fue el día de Aaron. Aunque pudo chocar la bola, el futuro líder histórico de carreras impulsadas falló varias veces, incluyendo en su última oportunidad en el plato, cuando falló al dar elevado para cerrar el octavo inning con la potencial carrera del empate en circulación.

El repunte: Aaron dio dos imparables en su siguiente juego y pronto conectó el primero de sus 755 cuadrangulares. Aunque una fractura en un tobillo lo limitó a 122 juegos, fue un bateador por encima del promedio a sus 20 años, y en la siguiente temporada fue convocado al Juego de Estrellas.

Willie Mays, CF, Gigantes
25 de mayo, 1951, ante los Filis: de 5-0 con un ponche

El debut: A comienzos de 1951, Mays estaba bateando .477/.524/.799 (sí, de verdad) en 35 juegos en Triple-A Minneapolis Millers, cuando los Gigantes lo ascendieron. Estaba a menos de tres semanas de su 20mo cumpleaños cuando el manager Leo Durocher lo puso como tercero en el orden, en el Shibe Park de Filadelfia. Según el New York Times, Mays impresionó en la práctica de bateo previa al juego. Dio un par de líneas que fueron capturadas y terminó yéndose en blanco. Mays se embasó luego por un error en la octava entrada.

El repunte: Aunque dio su primer jonrón ante Warren Spahn el 28 de mayo, Mays tuvo de 26-1 en sus primeros siete juegos y Durocher lo bajó al octavo puesto de la alineación. A partir de ese ahí, tuvo .288/.363/.491 con 19 bambinazos en 114 encuentros, ganando el premio al Novato del Año de la Nacional.

Willie Mays bateó un hit en 27 turnos en sus primeros 7 juegos. Para el olvido.

Carl Hubbell, LZ, Gigantes
26 de julio, 1928 ante los Piratas: 1.2 IL, 7 H, 7 CL, 0 BB, 1 K

El debut: Comprado por los Gigantes desde la Liga de Texas a comienzos de ese mes, el monticular de 25 años se reportó al Polo Grounds, donde el manager John McGraw decidió enviarlo a la lomita. Su primera impresión no fue buena y el New York Times escribió que Hubbell, “fue castigado por una lluvia de hits luego de que el cuadro interior colapsara detrás de él”. Tres errores de los Gigantes contribuyeron a un inning de siete rayitas, sacando a Hubbell del juego. Se mantiene como uno de 13 lanzadores abridores en permitir al menos siete carreras sin completar dos entradas en su debut.

El repunte: Tras un paso por el bullpen, Hubbell maniató a los Filis en su segunda apertura el 11 de agosto. Terminó el año con efectividad de 2.83, estableciéndose en la rotación de los Gigantes. Fue JMV de la Liga Nacional dos veces, camino al Salón de la Fama.

Otros casos:
• Jack Flaherty (1ro de septiembre, 2017): 4 IL, 8 H, 5 C, 5 CL, 1 BB, 6 K
• Anthony Rendón (21 de abril, 2013): de 4-0, 2 K
• Mike Trout (8 de julio, 2011): de 3-0
• Freddie Freeman (1ro de septiembre, 2010): de 3-0, K
• Chris Sale (6 de agosto, 2010): 2 bateadores enfrentados, 1 H, 1 BB (como relevista)
• Jon Lester (10 de junio, 2006): 4.1 IL, 5 H, 3 C, 3 CL, 4 BB, 4 K
• Adam Wainwright (11 de septiembre, 2005): 1 IL, 2 H, 3 C, 3 CL, 1 BB, 0 K (como relevista)
• Justin Verlander (4 de julio, 2005): 5.1 IL, 7 H, 4 C, 4 CL, 3 BB, 4 K (derrota)
• Edwin Encarnación (24 de junio, 2005): de 4-0, 2 K
• Robinson Canó (3 de mayo, 2005): de 3-0, K