Despiden con pesar a Jesús Ron Pollorena

*Llevan su cuerpo al estadio Daniel “Parnas” Ibarra Heredia donde le rindieron tributo, antes de misa de cuerpo presente y de ahí partió a su última morada.

Familiares de Jesús Pollorena lo acompañaron al diamante del estadio Daniel Ibarra Heredia

Los Mochis, Sinaloa, 30 de julio de 2019 (Gran Slam/Checo Álvarez).- El béisbol vio partir a uno de sus íconos en el municipio de Ahome, la tarde del martes 30 de julio le rindió tributo a la madre tierra Jesús “Ron” Pollorena, quien se nos adelantó en el camino dejando en Felipe Ángeles y San Miguel un hondo vacío entre sus familiares y amigos.

Hermanos, once hijos, nietos y demás familiares y amigos estuvieron con Ron Pollorena hasta su último momento, quienes decidieron llevar, su cuerpo al estadio Daniel Ibarra Heredia donde logró grandes hazañas, como aquel tricampeonato con los Pascoleros siendo mánager en los años 1986, 1987 y 1988.

Sus hijos agradecieron a los presentes por acompañar a su papá hasta el coso deportivo.

Al ser entregado su cuerpo a sus deudos el lunes, fue velado en su natal Felipe Ángeles, donde vio por vez primera la luz del día, un 11 de diciembre de 1936. De ahí fue llevado a su segunda patria, San Miguel donde lo velaron desde las 09:00 de la mañana hasta las 05:00 P.M. donde fue levantado para ser llevado al estadio de los Pascoleros.

Con la voz quebrada por el sentimiento, sus hijos Rosendo Pollorena Espinoza e Hilario Pollorena Lugo, agradecieron a la concurrencia por acompañar a su padre hasta el escenario deportivo donde realizó grandes hazañas. Reconocieron su don de gente, su grandeza como padre y como deportista, dejando un nombre ya grabado dentro del deporte de casa y un cariño especial en sus corazones.

Los restos de Jesús “Ron” Pollorena llegan a la iglesia donde se ofició misa de cuerpo presente

De ahí fue trasladado a la capilla de San Miguel donde le fue oficiada una misa de cuerpo presente, el presbítero resaltó los atributos del llamado Ron y dijo que esperará en dios un lugar para resucitar cuando lo haga el llamado mesías, por ello pidió a su familia que lo recuerden como fue en vida y que le guarden todo el cariño y respeto que le solían tributar. Así mismo anunció un novenario en la parroquia a partir de mañana, donde los invito a que acudan a la casa de dios para rezar en su novenario.

Grande pesar en hermanos, hijos y nietos, además de amigos en su misa de cuerpo presente.

Al terminar la Homilía sus restos mortales fueron conducidos al panteón ubicado en el famoso Barrio Muerto, donde le dieron el último adiós sus familiares y amigos, entre lágrimas y sollozos, peor con la convicción de que vivirá en sus corazones por siempre